Recetas Enrique Sánchez
12 junio, 2017
POR ENCIMA DE LOS COLORES… LOS VALORES.

20170609_220513

El pasado viernes 9 de Junio se celebró el I Torneo por la Donación, Memorial Juan Francisco Morales “Paquito”.

Los que tuvimos la suerte de conocerle, de hablar con el y contagiarnos de su alegría y ganas de luchar por los demás; sabemos que hubiera disfrutado muchísimo ese día. Eso si, lo que no estoy seguro que le hubiera hecho tanta gracia es que “su” Betis (como el decía) perdiera.

En mi defensa diré que jugué en el equipo ganador. Aunque confieso humildemente que la victoria se pudo deber a muchas circunstancias; pero no precisamente a mi aportación al juego. De todas formas, el resultado del partido fue lo de menos. Porque esa tarde, en la ciudad deportiva del Betis solo hubo un ganador: la esperanza.

Esperanza en acabar con la lista de espera de trasplantes, esperanza es que nadie más viva angustiado junto al teléfono o en un hospital, esperanza en que nadie se marche de este mundo sin regalar un trocito de vida a todos quienes la necesitan para seguir teniendo un mañana, esperanza en que todos podamos llegar a entender que donar órganos, tejidos, médula o sangre es el mayor acto de generosidad que puede contemplar el ser humano… Paquito lo sabía y así se encargaba de recordármelo cada vez que nos veíamos.

El regalo que le hizo un ángel, que dejó de forma prematura este mundo, le permitió vivir muchos años junto a los suyos, disfrutando cada minuto e impregnándonos a todos de su mensaje y optimismo.

Pero Paquito la pasada tarde del viernes consiguió algo más. Allí nos reunimos futbolistas veteranos y retirados de diferentes equipos, cantantes, cantaores, pintores, artistas, humoristas, etc. Aquello era una autentica torre de Babel de colores deportivos. Había béticos, sevillistas, malaguistas, del Cádiz, del Recre… de muchísimos y variados equipos. Pero todos jugamos con el mismo fin, por encima de los colores individuales.

Sirva de ejemplo dos grandísimos futbolistas de nuestro país que son leyendas vivas del deporte. Carlos Marchena y Rafael Gordillo. Sevillista y bético.

El primero consiguió volverme afónico de tanto gritar y cantar las hazañas de aquella inolvidable selección campeona del mundo. Con el segundo crecí, jugando al futbol con las calcetas bajas para imitarlo y emular aquellas galopadas por la banda izquierda.

Y sin embargo, ese día no hubo derbi. Ni Betis ni Sevilla… ese día Paquito consiguió que por encima de los colores del deporte, estuvieran los valores.

Desde aquí agradecer a todas y cada una de las personas que colaboraron, a los jugadores por recordarnos que el deporte es solidario… y a Paquito, por ser como fue y por recordarlo como es.19023724_1513606585377799_1595898389190422711_o





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR