Recetas Enrique Sánchez
27 mayo, 2016
Un refugiado. Una víctima.

IMG_4461

Hace unos días estuve en El Líbano de la mano de Unicef, comprobando la terrible crisis humanitaria que allí existe con los millones de refugiados que se han visto obligados a salir de Siria por la guerra.

El Líbano, con unos 4 millones de habitantes, ha acogido en los últimos 5 años a 2 millones de refugiados. Una auténtica avalancha humana huyendo del terror y muerte de la guerra. 1 de cada 3 personas en El Líbano, es un refugiado.

Cuando les preguntas a los libaneses acerca de como tantos refugiados están colapsando la economía del país… su respuesta es sencillamente… humana: “¿Cómo decir qué no o cerrar la frontera ante alguien que viene huyendo del sonido de las balas?”

Y como siempre, los más vulnerables, los más perjudicados… los niños. Estamos ante una situación real de emergencia humanitaria. Ante la cual, cualquier ayuda es bien recibida. Y ver como Unicef y sus aliados literalmente están salvando vidas gracias a solidaridad de todos, supone una luz de esperanza ante tanto caos.

Este viaje me ha hecho entender, más que nunca, que la palabra “refugiado” es sinónimo de “víctima”. No podemos ni debemos darles la espalda.





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR